22 de noviembre de 2007

Vuelven las emociones

Como habréis podido comprobar, estimados amigos, han pasado tres días sin actualizar este blog, a pesar de que ha habido noticias y circunstancias que podrían haber justificado plenamente nuevos contenidos. Ha sido una decisión personal. Unilateral. Voluntaria e intransferible.
En una semana comprometida para el equipo (jugadores y técnicos), después de la dura y bochornosa derrota en Pontevedra (Segunda B) en la Copa, que se añadía a las dos volteretas consecutivas ante los penúltimos de la clasificación liguera (así lo eran respectivamente el Valladolid y el Betis en los últimos dos choques dominicales), decidí otorgar unas horas de oxígeno puro a cualquier debate o disquisición sobre nuestro Real Zaragoza. Bastante cargado viene el ambiente desde hace semanas, como para insistir de manera permanente sobre los errores, vicios y demás elementos nocivos que pululan alrededor del actual equipo, de la actual entidad vigente en el final de 2007, en pleno 75 aniversario de este antiguo club, que sigue concitándonos a miles y miles de aragoneses (de aquí y de la diáspora) alrededor de él.
Pero ya llega el siguiente partido. Pasado el parón por las selecciones nacionales, visita el Getafe el estadio municipal de La Romareda. Un partido que solo debe contemplarse con la victoria blanquilla. Perder 4 partidos oficiales seguidos sería gravísimo. Pasar 4 encuentros seguidos sin vencer acarrearía duras vivencias. Ante los getafenses, el domingo a las 21.00 (Canal +), el objetivo es ganar o ganar. Como sea. Lo contrario será llamar al mal tiempo. Al descontento manifiesto. Por más que los defensores de lo imposible sigan abogando por que aquí no pasa nada.
La semana ha transcurrido con una calma tensa muy llamativa. Uno pensaba (y comentaba con veteranos colegas de profesión) lo que hubiese significado este bloque de diez días sin liga en otros momentos más o menos recientes. Después de sumar 3 derrotas muy lacerantes de forma consecutiva, hubiera habido cera a todas las caras. Si el estatus del club hubiera sido cualquiera de los anteriores y el entrenador se hubiera llamado de cualquier otra manera (nunca Victor Fernández, como ahora), el lío habría sido morrocotudo.
Sin embargo, es evidente que hay una delicadeza especial por todo lo que acontece alrededor del actual Real Zaragoza. No es ni caridad ni beneficencia. Es miedo. Es acojone. Es desconocimiento.
No está claro cuál es el presente de esta sociedad y, mucho menos, su futuro. Se desconocen parámetros básicos de cualquier sociedad. Desde hace año y medio vivimos en intuiciones, en sensaciones, pero nunca en certezas. Y la gente vive en un estado permanente de incertidumbre. Hay cosas que no cuadran, piezas y comportamientos que no casan. Tenemos un agujero económico brutal pero aparentamos ser ricos. Nos echan de la UEFA y alguien dicen que aquí no pasa nada. Pagamos dinerales a jugadores y demás y, sin embargo, los ingresos no llegan a esos niveles ni por asomo.
La masa social del Zaragoza vive en una nube. Pendiente del fútbol, del lamín de los resultados, de la primera imagen que se genera cada fin de semana una vez ha finalizado cada partido del equipo, pero sabe que en el fondo, detrás de todo, hay una nebulosa extraña que no hay nadie que defina. Importa Víctor Fernández, también Aimar, o D'Alessandro, o Diogo... pero cada vez menos. Empieza a preocupar el papel del accionista mayoritario, y el del presidente ejecutivo, y el de los números de la deuda, y el de esa entelequia llamada Radiotelevisión Aragonesa, y el de los políticos y sus intereses indefinidos para ubicar el nuevo estadio de la ciudad, y el de las recalificaciones de pastillas como la de las oficinas del club o la Ciudad Deportiva... Por eso, semanas tan calmadas como esta, pero a su vez tan tensas, solo son posibles de ver en el Zaragoza contemporáneo.
Por encima (o al margen) de todo este tipo de dudas existenciales que merodean cada vez con mayor densidad por los cerebros de la mayoría de los zaragocistas, lo que nos va a tocar acometer ya mismo es el duelo del domingo en La Romareda ante el Getafe. Vuelve la Liga. Sin Diogo y Luccin por sanción (quizá acabe siendo un gran alivio en ambos casos). Con Juanfran y, sobre todo, Celades, que vuelven al once inicial. Con el debut del canterano Valero (es de Figueruelas, no de Buenos Aires) como elemento gratamente novedoso del domingo si al final se produce...
Vuelve el fútbol, esa excusa que casi siempre somete al resto de las cosas a un segundo plano, aunque sean fundamentales para el futuro de esta historia llamada deporte profesional o sociedades anónimas deportivas. Y con las discusiones sobre futbolistas, puestos, esquemas tácticos, entrenadores y preparadores físicos, la mayoría de los hinchas acabarán pasando el rato. Otros, sin embargo, bajarán más abajo en el calado de las cosas. ¿Tiene futuro este Real Zaragoza? ¿Dónde competiremos dentro de 3 o 4 años si los derroteros político-económico-sociales de la ciudad y la región no discurren por dónde deben? Eso también son emociones. Pero fuertes, muy fuertes. Demasiado fuertes.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Joooodeeeeeerrr, osea que nos vamos a seguna, y el equipo va a desaparecer no...eso tengo que entender.

Vaya politicos hay en Aragón. se bajan los pantalones hasta donde Zapatitos y Roviroche (Carod Rovira) les digan.
Y el alcalde de ZGZ tocando el piano con su mujer...

Si algun día tuviese mucho dinero (sobre los mil millones de euros), me comprometo a hacer grande el zaragoza, y devolverselo a los afcionados. palabrita del niño jesus...

barbuñales dijo...

Que no cunda el pánico que bajo presión se toman las peores decisiones, y se dicen las peores cosas.

Anónimo dijo...

Según este señor todos los males del equipo pertenecen a este primer año y medio de la niueva directiva, verdad?. Pues mira que yo mirando todos los problemas que se enumeran aparecieron cuando su amigo Solans era el lider supremo.
No creo que ninguna etapa del Zaragoza fuera más oscura que la pasada con este señor. Joder que agorero eres, recuerda que si al final se hace una buena temporada, se tiene un proyecto de estadio y los dirigentes del Zaragoza consiguen que el ayuntamiento, cajas y DGA lleven al cabo sus planes todo esto que has dicho está escrito y tu credibilidad quedará enentre dicho. Por cierto podrías decirme un entrenador que necesita el Zaragoza? ya que tienes tan claro que Victor no sirve?. Un buen periodista tiene que dar datos y nombres y no sólo acusaciones o conjeturas.

Imrahil dijo...

Muy buenas:

Cuanto más nervioso estoy me salen peor las cosas, Ya decía Napoleon que cuando más prisa se tiene más despacio hay que vestirse. Todo esto viene a cuenta de la tendencia de los medios a cargar las tintas cuando las cosas vienen mal dadas. Porque es cierto que, hoy por hoy, el balance de la campaña zaragocista es fracaso. No se juega la UEFA y estamos, a falta de la vuelta, fuera de la Copa y de la Europa del próximo curso.

Ahora bien. ¿Ayuda el catastrofismo? ¿Aporta soluciones extender la presión y la tensión a todos los estamentos del club? ¿Qué ventajas objetivas tiene cambiar de entrenador, si la plantilla está hecha a la carta para un estilo de juego que es el que gusta a la afición?

Tras los pésimos resultados en los primeros partidos de clasificación de España, el clamor popular pedía la destitución de Luis Aragones. Se empecinó el seleccionador en quedarse y ahora, tras ser primeros de grupo, nadie(prensa) se acuerda de lo anterior (Yo sí, no veo competitiva a la propuesta de selección)

Señores periodistas, no les pido que cambien de opinión, al contrario. Pero sean ustedes rigurosos y sensatos, no apelen al zaragocismo para exijir acciones a la afición y a la directiva cuando atizar el fuego de la crisis, venderá más periódicos quizá, pero no soluciona los problemas.

Esperemos a final de temporada, y si no se cumplen las expectativas exijamos explicaciones y soluciones que es cuando toca.

Saludos cordiales

Anónimo dijo...

La situacion del Zaragoza es para estar preocupados, el comparar con etapas anteriores no tiene sentido, porque el pasado hay que mirarlo para no repetir errores, pero no para despreciarlo, o tambien vamos a despreciar, la recopa,las 3 copas del rey, la supercopa, de la por lo visto laceranre historia durante la epoca Solans.
No seamos absurdos, la preocupacion actual es por el poco futbol del equipo que echa por tierra el tan cacareado proyecto de club grande, hay que reconocer que se han equivocado de mimbres. La figura del presidente ejecutivo, que no sabemos que funcion tiene, salvo la de estar en el palco,el propietario que no sabemos bien que quiere, se quedan a la espera de lo que se decida en el campo politico, un cuerpo tecnico que no acierta con los fichajes, desprecia y malogra a la poca cantera que sale y al trabajo de base.

Anónimo dijo...

Joder, no lo pongas todo tan negro. Tampoco estamos en una situacion tan negativa, pero claro, mirandolo por la parte negativa nuestro equipo es una mierda y todo lo que le rodea mas basura no?? anda que...

Anónimo dijo...

amigo Paco, tengo dudas, quiero sacarme la tarjeta de abonado pero tal como lo pones tu, no se lo que hacer, tu que me aconsejas.