17 de diciembre de 2007

Agapito y la soledad coruñesa de Víctor

Agapito decidió acercarse in extremis a La Coruña. El accionista de referencia del Zaragoza, que como en los anteriores cinco desplazamientos del equipo no viajó al frente de la expedición el pasado sábado (el año pasado fue moneda común siempre, por eso extraña su actitud de los últimos dos meses y medio) llegó a Riazor justo antes del inicio del partido, junto a Bandrés y Herrera, para arropar a un equipo extremadamente serio y afectado durante todo el fin de semana.
Hubo caras serias. Silencio generalizado. Escasas conversaciones. Soledad buscada por la casi totalidad de los protagonistas del Real Zaragoza. Tanto en el aeropuerto, como en el avión, como en el hotel y en el resto de actividades habituales en un desplazamiento. Cualquiera puede pensar que es normal, dadas las circunstancias que concurren en el equipo aragonés en estos momentos. Pero, sin duda (fue comentario recurrente entre muchos de los expedicionarios que hemos coincidido en La Coruña), este viaje ha presentado matices que le diferencian claramente de todo lo anterior.
Sobre todo, lo más llamativo ha sido el estado de aislamiento de Víctor Fernández. El técnico ha vivido un fin de semana solitario. Sin Bandrés al frente de la expedición (por motivos particulares, el entierro de un familiar directo fallecido el viernes, llegó justo a la hora del partido) y con Agapito en casa hasta que decidió partir hacia La Coruña en el avión matinal que desplazó a su presidente ayer por la mañana camino de Santiago de Compostela (Herrera también le acompañó in extremis), fueron el consejero Melero, el director deportivo Pardeza y el secretario general Checa quienes encabezaron el grupo. Pero ninguno se centró en estar junto a los profesionales en las horas previas al choque. Ni cenaron con el equipo el sábado a la llegada a la capital coruñesa, ni desayunaron en el comedor privado de la plantilla ayer por la mañana, ni comieron posteriormente en el hotel. Pardeza, a quien más le correspondería por su cargo ese rol de cercanía con los protagonistas deportivos de esta película, esta vez no adoptó una posición de tutela del equipo (otras veces, junto al esta vez ausente Pedro Herrera, sí que lo hizo). De hecho, fue llamativo observar a Víctor Fernández, absolutamente solo (apenas Juliá y el doctor Villanueva estuvieron con él en esas dos horas) viendo el Valencia-Barça en la cafetería del hotel María Pita el sábado por la noche tras la cena. Una imagen inédita en el último año y medio.
Y los jugadores fueron más invisibles que nunca. Su permanencia en las habitaciones fue más duradera que en cualquiera de los viajes precedentes. No solo las caras largas y el aire huidizo de la mayoría llamó la atención de todo el mundo en el entorno del grupo zaragocista. También su escasa exposición a la vista de la prensa y de los 8 aficionados que llegaron a La Coruña para hacer turismo de fin de semana y, de paso, ver en directo el partido de su equipo del alma.
Sin lugar a dudas, entre las cuatro paredes del hotel María Pita, en las orillas de la playa de Orzán, frente al campo de Riazor, el termómetro del ambiente que se respira en el Real Zaragoza en estos duros momentos de la temporada alcanzó su cota más baja de temperatura. El ánimo está tocado, como hacía días que no sucedía. Los rostros, las actitudes, los modos de actuar, son siempre señales evidentes de la conducta humana y su estado emocional. Y, en este viaje a tierras coruñesas, los miembros del Real Zaragoza han dibujado una estampa llamativa, con un realismo sorprendente. Al final, Víctor encontró un colega de conversación media hora antes de comenzar el partido, sobre el mismo césped de Riazor, cuando Agapito se acercó para departir con él durante algunos minutos. Iglesias no quiso sumar su sexto partido seguido sin estar fuera de Zaragoza con su equipo y, en una maniobra repentina de últimísima hora fraguada en la misma mañana dominical, aprovechó el cambio de planes de Bandrés para acompañarle en el avión regular a Santiago al mediodía del domingo y llegar justo al inicio del choque. Víctor, el solitario y cada vez más compungido, seguramente se lo agradeció. Aunque fuera ya en los últimos coletazos de un viaje extremadamente adusto para todo el mundo.

11 comentarios:

barbuñales dijo...

Las crónicas de hoy lumes sobre el ZGZ, conducen al suicidio...

Yo lo he visto muy claro..., quiero decir, lo ví claro ayer al ver el partido por la tele. Decididamente no es culpa del entrenador.
Qué podía hacer VF con los jugadores del banquillo...nada, no tenía cartas para jugar.
El equipo en la 2ª parte, mejor dicho en los 30 primeros minutos, dió pena, no dan para más, están rotos...
No saben pasar...; me gustaría ver las estadísticas de pases fáciles fallados, ... a miles los conté...
No tenían rumbo, el Depor con poco casí nos gana...
Por cierto, comentan muchos periodistas y locutores de TV sobre el arbitro, pero NO VIERON LA FALTA A CESAR EN EL GOL...

Esto se arregla ganando al valencia, perdiendo con el Madrid sin que nos goleén, y ganando al Mallorca.
Desgraciadamente, si no se dan esos resultados, echarán al entrenador...y se quedarán los jugadores.

Anónimo dijo...

eso es lo que quieren algunos periodistas, pero yo pregunto,¿se solucionara el problema? no creeis que lo que falta son buenos jugadores?

Victor dijo...

Vamos a ver si dejamos las cosas claras. Si uno hace una apuesta decidida y reiteradamente fracasa una y otra vez, pero sigue insistiendo con contumacia en lo mismo más y más y sigue fracasando, ya me dirán qué es lo que se debe hacer antes de que haga fracasar al club. En este caco el apostante es Victor Fernandez y su apuesta Aimar.
Yo no soy partidario de destituir a nadie pero tampoco puede dejarse que una persona tropiece alrededor de UNA VEINTENA DE VECES EN LA MISMA PIEDRA.
Por otra parte ha sido el apostante es decir Victor Fernandez Braulio el que ha confeccionado un equipo con los refuerzos que ha querido fichar. Si ahora resulta que no valen...ya me dirán quien tiene la culpa y quién debe abandonar el Club.
Además le veo tan tocado y tan bloqueado, tan herido en su enorme ego, que dudo seriamente de que sea capaz de sacar algo adelante y cuanto más tardemos en tomar decisiones peor, mucho peor para el equipo que de seguir así acabará inexorablemente en segunda división. Lo llevo diciendo desde que este blog existe.
Todo el mundo que no está de acuerdo con la destitución del entrenador, habla del Valencia, es cierto, pero nadie habla del Betis - por ejemplo - en donde los resultados han sido totalmente satisfactorios. De todas maneras el equipo está como un enfermo infeccioso. cuanto más se tarde, menos posibilidades de curación y más dificil será ésta. Hay que tomar decisiones y no esconder la cabeza a lo avestruz Sr. Iglesias porque estamos a 3 puntos del descenso.

fadeta dijo...

entonces les ponemos la misma cancion que a los del Betis, me refiero a todos, incluido el entrenador, (joder que cruz).

josé maría dijo...

Victor sobra. Y algunos jugadores también. Hay que operar. Fuera el entrenador, que venga otro, y que seleccione a los 14 o 15 tios que se van a dejar la piel en el campo para sacar el equipo adelante. Vale ya de figuritas que se borran cuando no van a jugar o cuando calculan que les van a llover ostias por todos lados. Gente comprometida. Y ahora, el vestuario está roto por los cuatro costaos. O se da cuenta Agapito, o lo vamos a pagar caro todos.

Imrahil dijo...

Muy buenas:

No. Lo va a pagar caro Agapito que es el que ha puesto, de momento, el dinero. El Zaragoza se parece más al Valencia que al Betis, en cuanto que es plantilla potente que no está rindiendo, un cambio de entrenador no va a hacer que aumente el rendimiento de los jugadores. Hay que aprovechar, soltar a D'alessandro, fichar o traer cedido otro lateral derecho(porque ahora no tenemos) y ver que descartes hacen los equipos de champions.

Saludos cordiales.

barbuñales dijo...

Aunque mucha gente no sea consciente, el ZGZ se encuentra inmerso en una (más) de las épocas más importantes y trascendentes de sus 75 años de vida.
Principalmente por el proceso que se iniciará con motivo de la ampliación de capital. Vital porque del éxito o fracaso de esa operación dependerá en buena medida el futuro ecónomico a medio y largo plazo. Más que futuro económico, la viavilidad ecónomica de un proyecto, en este caso deportivo.
Es importante porque habrá que ver, quién y cuanto entra. Quién relativo a los sujeto/s, y cuanto, por supuesto, en el sentido más material y económico posible: cuanta pasta.
Espero que el ZGZ se quede donde está, en Aragón, que se siga llmando ZGZ, y que sea el equipo de futbol que hoy conocemos, siempre en 1ª División.
Los resultados deportivos son circunstancias laterales al problema, que ayudarán positiva o negativamente. Si son malos influirán más en proporción que si son buenos. No lo olvidemos.

Espero que se despeje un poco el negro horizonte que se vislumbra. ¡Qué bueno sería (a todos los niveles) que le ganásemos al Valencia!. Lo siento por ellos, pero nos lo deben.

Anónimo dijo...

¡Qué suerte! Aimar y Gabi no jugarán contra el Valencia.
¡Qué desgracia! Víctor, que no escarmienta ni a la de mil, le cederá el centro del campo al Valencia para que gane más cómodamente el partido.
Koeman, que no es tonto y aprende rápido, se ha dado cuenta -por fin, y como todos los que seguimos al Valencia porque vivimos aquí aunque tengamos el corazón en ZGZ- que el problema capital del equipo es el centro del campo y particularmente Albelda, que no es ni sombrá de lo que fué. Así, con nuevo centro del campo, nos harán más rotos y descosidos porque Víctor no aprende y repetirá a Luccin.
¡Ah! Y antes que D´Alessandro sobra medio equipo. Este marca de vez en cuando y tiene carácter, aunque quizá demasiado. Quizá encauzado por un entrenador de verdad y no uno de juguete...

Anónimo dijo...

Ahora si que estamos jodidos... El cirujano Koeman elimina el tumor de raíz..le darán quimio, y seguro que evolucionará favorablemente. Espero que evolucione favorablemente a partir del año que viene...porfaplis...

Anónimo dijo...

La situació actual del Zaragoza ya le predije a principio de temporada, sin que para ello haya que ser muy entendido. Está claro que esta plantilla, casi en la totalidad, no tiene nivel mas que para estar donde está.El equipo técnico no acierta ni por casualidad.
El problema mas grave, es que este equipo no sirve para afrontar la Segunda División el año que viene.
¿ Son conscientes los dirigentes?

Victor dijo...

Llegan las vacaciones de navidad y nuestro equipo va a disfrutar de 7 dias de vacaciones para reponerse (según su entrenador) de los daños emocionales de las duras jornadas, de las terribles secuelas que conlleva una lucha tan intensa y tan despiada con los equipos rivales como el Barcelona el Aris o el Atlético de Madrid...sin olvidarnos del Pontevedra.
Es necesario proceder al descanso reparador de estos días navideños que seguramente serán un bálsamo para cerrar esas heridas de guerra.
Por ello, el equipo del Real Zaragoza, disfrutará del mayor descanso de toda la primera división. Y bien que lo merece.