18 de febrero de 2008

Preparados para todo

Así hay que estar de aquí al 18 de mayo. Preparados para todo. Las circunstancias que concurren en lo que ya va a ser el esprint final de esta abrupta temporada, aconsejan a todos los zaragocistas hilar fino en la puesta a punto de su estado anímico, mental y moral respecto de nuestro equipo ante la dificultad que presentan las próximas 14 jornadas de Liga en las que se va a definir la clasificación final de este año deportivo.
Tras hilvanar, mediante el escandoloso partido frente al Barça del pasado sábado, dos derrotas consecutivas (Osasuna y Barcelona), el sueño de reengancharse a peleas más nobles que la de la permanencia parece haberse difuminado definitivamente en el vestuario blanquillo (si es que, de verdad, alguien se lo creyó alguna vez).
A estas alturas, encarando el final de febrero, a 7 puntos de la UEFA (la marca el Sevilla, próximo rival que, por lo tanto, podría ampliar notablemente esa cota que nos distancia del área continental de la Liga el mismo sábado por la noche) y a 5 del descenso; con un corte espectacular justo por delante del Zaragoza (somos décimos, pero el noveno -Valencia- se ha marchado ya a 5 puntos), todo indica que el equipo aragonés va a pelear, en el mejor de los casos, por ubicarse en la zona de nadie, la parte anodina de la tabla, huyendo lo más rápidamente posible de los peligros de la cola para evitar riesgos, nervios y problemas de última hora.
El calendario venidero es duro. Durísimo. Ir a Sevilla el sábado es tener bastantes opciones de sumar el tercer partido consecutivo sin ganar (ojalá, por fin, el Zaragoza protagonice un sorpresón en esta Liga, ya que hasta ahora ha sido siempre sota, caballo y rey; un equipo previsible y plano).
Después, visitaremos al Levante, el desinhibido colista que, desde que sus jugadores no cobran, el follón interno es descomunal y su clasificación dice que tiene casi los dos pies en Segunda, están sacando más puntos que nunca. Recuerdan mucho al Nástic de Tarragona del año pasado por estas fechas y que, por cierto, nos ganó 1-0 en el Nou Estadi (sirva la reseña como advertencia en previsión de falsas euforias previas a este tipo de choques, que tan malas consejeras son).
Y, a continuación, nos visita en La Romareda el irregular -pero potente- Atlético de Madrid, que este año parece estar embocado para volver a Europa por muchos motivos y, el 16 de marzo, terminaremos esta etapa reina del calendario liguero zaragocista viajando a Villarreal, otro de los grandes de esta campaña.
En el múltiple prisma de las previsiones (que abarca siempre desde las más optimistas y solventes, hasta las menos favorecedoras y complicadas), no sería descabellado, ni sorprendente, ni ilógico, que el Zaragoza pudiese acumular 6 partidos seguidos sin conocer la victoria en una fase de la Liga realmente importante.
Si se quiere evitar esa racha, ya saben los profesionales del equipo lo que tiene que hacer: al menos, ganar uno de estos cuatro partidos complicadísimos que vienen seguidos frente al Sevilla, Levante y Villarreal fuera de La Romareda (donde las victorias zaragocistas son rarezas de la humanidad desde hace meses y meses) o ante el Atlético en La Romareda.
De lo contrario, ¿cómo podemos encontrarnos en la tabla la noche del 16 de marzo, dentro de solo 27 días? Sabiendo cómo se enturbió el ambiente cuando el equipo comenzó a no ganar partidos bajo la batuta de Víctor Fernández, que aguanto la serie negativa hasta 8 duelos sin vencer, pero que al noveno cayó fulminado... ¿Cómo soportarían Irureta y los dirigentes una nueva cadena de 6 partidos sin un triunfo y con el equipo, seguramente, en la zona baja de la clasificación camino del final de Liga?
Son cuestiones, amigos míos, que hay que tener previstas. Por lo que pueda pasar. No hay que pecar de iluso u optimista desmedido. El año viene tan cruzado, que cualquier adversidad no puede pillar a nadie desprevenido. Es necesario tenerlo todo en cuenta.
Apuesto por dar la sorpresa en el Pizjuán, más que nada porque el Sevilla juega este miércoles en Estambul contra el Fenerbahce la ida de los octavos de final de la Champions League y, supongo, llegará al partido del sábado mitad cansado, mitad despistado (la guerra de las teles en este caso nos ha favorecido al adelantarlo contra natura y no jugarse en domingo, que era lo suyo).
Me encantaría que, por una vez, el equipo de Irureta sepa cumplir con su papel de favorito y tenga la suficiente personalidad e iniciativa como para ganar al colista Levante en su incómodo campo valenciano. Y, como en años anteriores, espero que el Atlético de Madrid caiga derrotado en La Romareda y volvamos a reencontrarnos con el triunfo como locales dentro de 15 días. Y, por supuesto, puestos a soñar una reacción zaragocista en el momento de la verdad, me encantaría ver cómo se gana al Villarreal en El Madrigal, lugar en el que nunca se ha ganado antes el Primera División.
Pero, ¿y si no se puede amarrar tanto deseo y las hechuras del año siguen sin cambiar demasiado en relación a todo lo ocurrido anteriormente?. Pues vuelta al principio del pensamiento: habrá que estar preparados para todo. Incluso para que los árbitros, como Pedro Barcia, González Vázquez y otros con hechos similares en años precedentes, puedan seguir perjudicando al Zaragoza. Las cosas, ya sabemos, muchas veces no vienen solas.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

El cuento de la lechera no vale para nada, ni pensando que se gana todo ni que se pierda. Hay que ir partido a partido, el objetivo es la salvación y nada mas. Tenemos algo bueno que es el 2º tiempo ante el Barca y algo muy malo el partido de Pamplona, por tanto podemos hacer de todo. Esperemos que nos salga lo "bueno" que hay en el equipo y no pasemos apuros.

J.L.R. dijo...

Quince puntos=salvación.
Ahora el zaragocismo tiene que estar más unido que nunca y apoyar al equipo para que consiga esos puntos.
Una vez que consigamos esto(que espero equivocarme pero hasta mayo nos tocará sufrir)será el momento de mostrar nuestra disconformidad por todo lo que ha pasado esta temporada.Un ejemplo a seguir lo ha dado la afición del Athletic en estos dos últimos años; a punto de descender hasta la última jornada no paraban de animar a su equipo;pero cuando el árbitro pitaba el final del partido y se salvaban les caía a jugadores y directiva una bronca de escándalo.

Anónimo dijo...

De acuerdo con el artículo.
Por eso es necesario contar con los mejores para los próximos partidos, incluidos Generelo y Matuzalém.
Salud2
Cruz

josé maría dijo...

Es posible que, efectivamente, haya que estar preparados para todo como dices en tu artículo. Pero no porque ahora el calendario sea jodidísimo en los próximos cuatro o cinco partidos. No es por eso. Por lo que hay que estar preparados para todo es por la totalidad de la temporada que lleva este equipo nuestro, por los cinco meses del principio de la liga donde el primer entrenador de la temporada llevó al equipo al desastre dentro y fuera del campo, donde no se jugaba a nada, donde se estuvieron 9 partidos seguidos sin ganar, donde se perdió con el Murcia, con el Valladolid, con el Betis, con el Huelva, se empató en casa con el Getafe, con el Valencia, no se supo ganar partidos que estaban en la mano como en Bilbao o en Coruña... Por eso hay que estar preparados para todo. Porque Todo este año es un desproposito.

Anónimo dijo...

Es un buen momento para visitar Sevilla por su calendario, el Atlético y el Levante están en crisis, el Villarreal será más duro, pero con suerte quien sabe, se pueden sumar 9 puntos perfectamente.

Marmaduke dijo...

Bueno, bueno, hay que ser optimistas. Yo apuesto porque vamos a ganar tres de los cuatro próximos partidos fuera, pero por contra empataremos contra el Atleti en casa. Esa es mi predicción. 10 puntos de sopetón. Y estaría bien que Matu comenzase a jugar ya minutos, ya sea en la banda o en el centro o en la media punta, pero que juegue. No a otro caso Drulic, por favor!

Anónimo dijo...

Creo que tenemos un problema grave en defensa. La baja forma, con relación a la pasada temporada de Diogo, Sergio Fernandez y Juanfran, y que Ayala no es el Ayala que puede ser, me hace temblar de pánico. Diogo no se acerca ni al 30% de lo que fué la anterior temporada, no sé porque, al principio pensé que tenía la culpa la Copa America, ahora no se que pensar. Y el problema es que este jugador no tiene sustituto que le achuche para coger forma. En cuanto a Sergio y Juanfran, sin ir a ninguna copa América tampoco están ni a la mitad de rendimiento de la temporada anterior, y estos si tienen suplentes (Pavón y Paredes) pero parece que no cuentan mucho, no sé muy bien porqué. En fin, que el futuro, con una plantilla donde hay buenos jugadores, pero diseñada con el trasero, lo veo muy negro. Esperemos que se pongan todos las pilar en este club de una vez, porque si no..........

Anónimo dijo...

Se vió otro Zaragoza en defensa contra el Barça... pero en Sevilla no tenemos nada que hacer, aparte de encajar más o menos goles. Desgraciadamente.
Lo malo es que deberíamos contar con esos 3 puntos que nos birlaron (y esa moral) para atravesar la travesía del desierto que se nos viene encima. Mal lo tenemos.

J.L.R. dijo...

este equipo se va a segunda.

Anónimo dijo...

Bueno, pues como ocurrió en el Camp Nou, en el Calderón, y cada vez que el equipo viaja fuera, nuevo ridículo y esto no hay quien lo arregle. En lo único que podemos pensar es en no descender y en planificar ya la próxima temporada

Pero bueno, la culpa es de Víctor Fernández como siempre. Ah, no. Que ahora está Irureta

Anónimo dijo...

A Segunda. Si siguen jugando los mismos jugadores no hay solución. Ni hay defensa ni centro del campo. Diogo, Pavón, Juanfran, Luccin... no deberían ser titulares. Pero la falta de carácter de este "equipo", el arrugarse y no tener narices ni vergüenza ni con el 0 - 0, ni con el 2 - 0, ni con el 5 - 0. Ninguna reacción.

Anónimo dijo...

Estimado amigo anónimo:
La culpa es de VF no lo dudes... es él el que ha conseguido por fin el equilibrio buscado: ahora se defiende, se crea juego y se crean ocasiones de gol de la misma manera: NULA. No queríamos equilibrio. Pues ya lo tenemos. Así que: VF Dimisión!!!... En fin.. Por cierto, alucino al ver que entre tanta petición de que salgan fuera del equipo diversos jugadores no está Gabi. ¿Qué ha aportado Gabi a este equipo para que VF (el entrenador) lo mantenga de titular?. Debe de ser equilibrio, si no, no lo entiendo.

barbuñales dijo...

Por favor, sólo pido que tras lo que pasó el Sábado, y lo que está pasando esta temporada, los jughadores, directivos etc... no digan cosas como:

- vamos a salir adelante...
- hay que jugar finalñes hasta el final...
- levantaremos cabeza...
- qué mala suerte...
- etc...

Que callen, y trebajen, pero que no utilicen las típicas frases del futbol.

Por cierto, yo daría la baja federetiva a Gabi, Luccin, y hoy mismo a Pavón.

No son jugadores de primer nivel.
Se han equivocado en no fichar aprovechando la ficha de Cuartero.
Cualquier cosa que hubiése venido a pesar de ser mercado de invierno, hubiése sido mejor que lo que tenemos.

Anónimo dijo...

Efectivamente, Gabi es el paradigma del equilibrio: defiende, construye, presiona y ataca de la misma manera.

Por cierto, que mal que me pese, yo creía que iba a aportar bastante su fichaje. Incluso diría que me gustaron algunas cosas que hizo en pretemporada...(recuperación de balones, circulación de balón, disparo a media distancia)...otra decepción más de esta temporada, y van....uf...he perdido la cuenta.