23 de octubre de 2007

Víctor Fernández y sus pedanías

Víctor Fernández. Un entrenador de fútbol. Un buen entrenador, con un buen currículum. Zaragozano del barrio Oliver. Por su precocidad, historia viva ya del balompié español. Mascarón de proa del nuevo proyecto zaragocista nacido el año pasado con la venta del club por parte de Soláns. Estandarte del agapitismo (nueva era del Real Zaragoza regida por Agapito Iglesias como máximo accionista y propietario de la sociedad anónima). Figura sobre la que prácticamente nadie objetó duda alguna cuando, sorprendentemente, surgió como aglutinador de ilusiones para sacar al Zaragoza del pozo en el que estaba hace 15 meses. Un buen vendedor de ideas, de proyectos. Un generador de alicientes, un hombre con don de gentes, con buena fachada de cara vista. El entrenador perfecto para un momento adecuado. El actual entrenador del Real Zaragoza a través de una acertada maniobra diseñada en mayo de 2006 por los nuevos dirigentes blanquillos. Un profesional reconocido dentro y fuera de Aragón, con una trayectoria de 15 años en los que predominan los buenos rendimientos deportivos por encima de los fracasos. Un técnico ganador de títulos. Un amante del buen fútbol. Un tipo relativamente accesible a pesar de la acumulación de fama en los últimos lustros. Un chaval zaragozano y zaragocista nacido en los sesenta que ha ido madurando con diversas inclinaciones personales y profesionales dentro del presionante y dificilísimo mundo del fútbol profesional. Quizá el futuro seleccionador nacional español. Un personaje popular en la ciudad y en Aragón, donde tan pocas referencias faranduleras se han tenido a lo largo de los diversos momentos de la historia. Inevitable en cualquier referencia al famoseo aragonés. Hijo predilecto de la ciudad. Pregonero. Campeón de la Copa del Rey y de la Recopa hace ya más de una década, cuando era más joven. Campeón de Copa Intercontinental con el Oporto hace nada, cuando era menos joven. Ídolo de masas en Vigo. Celtista adoptivo. El entrenador que más extranjeros ha hecho debutar en la Liga española. Amante del fútbol suramericano, especialmente del argentino. Un técnico que jamás puede pasar desapercibido. Un hombre carismático dentro y fuera del campo... (Así, hasta un millón de definiciones que dibujarían la personalidad y el aura de Víctor, con sus pros y sus contras, como cada individuo que habita en el mundo. Llegaría un punto en que el tono positivo se tornaría en negativo y acabaríamos con una larga retahíla de defectos y elementos menos agradables de su perfil. Como en cada humano, hay una parte buena y otra menos buena. Por falta de espacio, de momento nos quedamos aquí porque el caso no necesita más profundidad).

Pedanías. Lugares anejos a un territorio regidos por un alcalde o juez bajo la jurisdicción del lugar principal. Figuradamente, alrededores de un núcleo principal.

El caso. Víctor casi nunca ha sabido funcionar en solitario. Es verdad que el fútbol es un deporte de equipo, pero normalmente lo entrenadores suelen ser hombres solitarios, egocéntricos, algo engreídos, egoístas, hasta ermitaños. Víctor, por el contrario, por su manera de ser, siempre ha gustado de estar rodeado, apoyado, aconsejado, aponderado, regañado, rectificado por un grupo de gente muy cercana. Tiene sus manías, sus métodos, su manera de vivir el fútbol y la profesión. Todo respetable y aceptable, por supuesto. Tanto es así que, a buenas, es incluso positivo que un entrenador expanda sus sensaciones y contraste su día a día. Ahí, Fernández se mueve bien, es listo. El problema viene cuando llegan mal dadas. Ya le pasó hace años en su salida en falso del Zaragoza y no ha sido la única vez. Ahora, en este inicio de temporada, las cosas no están saliendo según lo previsto. Y se están repitiendo capítulos del pasado.
Un alcalde principal no puede estar a merced de sus pedanías. Es siempre al revés. En las decisiones importantes, no debería de haber más que una opinión y un enfoque: el del alcalde (vease entrenador). Si las pedanías se inmiscuyen demasiado, el concejo se enmaraña, se enturbia y se provocan roces y equivocaciones graves. Hace falta personalidad para orillar opiniones, consejos o mandatos anejos que deberían ser menores e, inclusive (sería lo recomendable), tendrían que ser desechados por Víctor.
Cuando la cosa no va bien, más vale pecar en solitario y confundirse en silencio que errar por culpa del ruido y las sugerencias de alrededor.
Las pedanías nunca deben de pasar de ser pedanías. De lo contrario, algo no funciona bien en el gobierno municipal. Quizá hasta lo haga contra natura.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Será en mayo del 2006, ¿no?

Paco Giménez dijo...

Error digital (de dedo y tecla). Gracias por la pronta rectificación.

davicius dijo...

Lo siento Paco, es una entrada demasiado críptica para mi. Yo sé cuáles son las pedanías de Victor. Lo que sí sé es que la prensa zaragozana también se ha transformado, como el equipo, y quiere hacerse mayor, ser como los grandes. Últimamente veo en los dos grandes periódicos un tipo de artículos como los que se leen en el Marca o en el Sport, que tienen que rellenar espacio como sea. Cuando las cosas van bien para el equipo los artículos se dedican a glosar las bondades del entrenador. Cuando el viento sopla en contra todo son palos para él. Llevamos 8 o 9 partidos, y todavía es demasiado pronto para hacer unas críticas tan feroces.... Hay veces que ser provincianos es mucho mejor, creeme.....

Anónimo dijo...

No se quienes son los pedantes que dan opinión a VF o quienes manejan las decisiones, pero alguien le debería decir que cuando juegas de visitante deberíamos jugar con un solo punta como hacer el Sevilla, sin desmerecer el juego de ataque, pero si que habría que salir más comedidos . De todas maneras, es una impresión y luego los 4 puntos de 39 fuera en este año me pueden dar algo de razón. 4 puntos por 35 no pueden hacer sobrevivir una idea por muy linda que sea. Pero en casa todo el apoyo porque los resultados asi lo demuestran.

Anónimo dijo...

Ufff... parece que estás tirando a dar y siguiendo tu línea, ¿por qué no pedimos la vuelta de Avelino Chaves para que se siente con Fernández en el banquillo como en los tiempos gloriosos?

Anónimo dijo...

a victor fdez le han dado todo aimar, que no ha echo nada desde que esta aqui y siempre titular, ayala, luccin, matuzalen.... , y no se han visto dos partidos en condiciones. este entrenador equipo que ha cojido, equipo que ha jodido, betis, celta , tenerife y nosotros por que lo echamos a tiempo todos bajaron a 2ª, y D allesandro lleva razon, este como este reserva, igual sergio garcia, oscar, o el que cobre menos de nomina. es un caprichoso que no tiene ni p... idea de futbol. vamos que es un engaño del futbol. le ganaron ciertos jugadores una recopa y se cree que alguien.

antonio dijo...

Paco, estoy en parte de acuerdo con tus comentarios, pero en mi opinión el problema del vestuario del Zaragoza es más de fondo que de lo acontecido en los últimos días.
A mi modo de ver hay un exceso de jugadores ya no extranjeros, sino argentinos en la plantilla,el tener a cuatro de ellos me parece demasiado y no incluyo a Carlos Diogo. No conozco ningun equipo de primera que disponga de tantos y en horas tan bajas, sabiéndose titulares antes de entrenarse y con poco compromiso demostrado en las primeras jornadas.
El caso D'Alesssandro es solo una pequeña muestra del malestar de algunos componentes del equipo, los cuales en los entrenamientos y en el reparto de minutos, están demostrando mucho más que aquellos que sólo con el nombre ya salen al campo. Me estoy refiriendo al mismo Andrés, Oscar, Sergio García y por qué no Cuartero.
Esto puede crear sin duda un mal ambiente en el equipo que se transmite en el terreno de juego.
Para concluir mi comentario, he de decir que, Víctor Fernández me parece un buen entrenador, con títulos y sobre todo buen fútbol.
Pero hay dos aspectos que no ha trabajado bien a lo largo de su carrera. El primero no maneja bien un vestuario con gente veterana cuando han llegado a su ocaso (no ha sido futbolista profesional y no puede ponerse en la piel de aquel jugador que gana una millonada y que es una estrella), segundo, siempre que ha tenido diversidad de jugadores excelentes sobre el papel, se ha vuelto un poco "loco" a la hora de alinearlos, me acuerdo de cuando vino Marcos Evangelista D'Moraes "Cafú" que no sabía donde ponerlo (un bicampeón del mundo a posteriori)

Anónimo dijo...

están claros tus colores... 20 líneas para ensalzar a víctor fernández y ni un solo reproche.
para mí vítor fernández es un vendedor de humos que es capaz de engañar a cualquiera cuando tiene un micrófono delante, que sabe llevar se bien con los periodistas de todos los medios pero que sabe muy poco de fútbol.
coge equipos y los forma con jugadores de gran nombre que en realidad no tiene capacidad para dirigir y que acaba dejando deshechos. tenemos ejemplos de sus últimos equipos... celta, tenerife y betis descendieron dos años después de que echaran a víctor y ¿cómo debían de estar de contentos con él en el oporto cuando 15 días después de ganar una intercontinental lo destituyen.
dalessandro es, ahora mismo, el único jugador que da la cara en los partidos y si protesta estoy seguro de que lo hace con razón.

Anónimo dijo...

EL REAL ZARAGOZA, HOY EN DIA NO ES UN EQUIPO, EN EL MAS PURO SENTIDO DE LA PALABRA, CUANDO LO SEA ENTONCES SOLO ENTONCES FUNCIONARÁ

ALGUNO DEBERIAN OLVIDARSE DE LA VITOLA DE "ESTRELLA" Y SER "CURRANTE", A D'ALESSANDRO LE DIRIA QUE APRENDA DE SERGIO GARCIA Ó DE OTROS COMPAÑEROS, EN UNA PALABRA QUE SEA MAS HUMILDE.

Anónimo dijo...

Victor fernandez a llevado al zaragoza a buenas posiciones. porque alla dos listos que vayan soltando un poco la lengua no quiere decir que victor sea el que ha fastidiado el equipo