6 de noviembre de 2007

Comienza un periodo de reorientación en el Real Zaragoza

Esta semana no es una semana cualquiera en la trayectoria curvilínea del Real Zaragoza en este arranque de temporada. La preparación del partido contra el Betis (domingo a las 17.oo) debe y va a significar la asunción por parte de todos los sectores del zaragocismo de la situación real en la que se encuentra el equipo. Y, a partir de ahí, de la puesta en marcha de conceptos ideológicos y materiales para intentar reconducir el errático camino seguido en estos tres primeros meses de curso deportivo. Quien no quiera hacer este ejercicio de autocrítica y autocorrección, probablemente siga un camino confundido. En el club, en el vestuario, mucha gente lo tiene muy claro.
Del proyecto exageradamente ilusionante del verano, apenas quedan las ganas -y nada más-. Las pifias (especialmente el adiós a la UEFA y los catastróficos partidos de Barcelona y Atlético), las dudas tácticas y los problemas internos externalizados con luz y taquígrafos sin remedio alguno, han llevado una sensación decepcionante a la mayor parte del zaragocismo que es difícil negar. Dicho lo cual, lo mejor es reconocerlo, asumirlo y, sobre todo, poner remedios para limar diferencias y poder llegar a mayo en las mejores condiciones ambientales posibles.
Como la renta de puntos en la tabla liguera y la situación del propio campeonato tiene ubicado al Zaragoza en el puesto 7º con unos aceptables 17 puntos, va a ser cuestión de aferrarse a ese dato, que supera con mucho el ánimo esparcido entre la masa zaragocista, para pensar que, con 28 jornadas por delante, es posible todavía agarrarse al tren de la Liga a pesar del sofocón que, de nuevo, supuso el fiasco ante el Valladolid el pasado domingo en La Romareda.
Como no hay razones deportivas de peso (salvo la UEFA) que hayan incitado a una solución traumática en ningún momento extremo (se salvó el referéndum del Villarreal con el mejor partido del año), va a ser cuestión esta semana de rearmarse de valor e intentar buscar nuevos resortes que eleven la moral de la tropa (la de dentro y la de fuera de la caseta)-
Como la semana fantástica se vino al traste el domingo con el bofetón que nos dio el Valladolid, evitando que el Zaragoza sumase 9 puntos en tan solo 7 días con tres triunfos consecutivos, tampoco se da el caldo de cultivo necesario para que los legionarios de las pedanías reventasen los botones de las camisas. Lo de sacar pecho ha quedado sin ningún valor, no hay razón objetiva tampoco para que nadie se venga arriba aprovechando el viento de cola en un momento puntual. No caben manipulaciones salvo que se sea un descarado.
Ha quedado claro (por si alguien todavía no lo tenía, que ya son muy pocos) que este Zaragoza es menor de lo que se vendió en verano por sus hacedores, que el rendimiento no está respondiendo a las expectativas creadas, que la plantilla (lesiones y bajas formas aparte) no ha alcanzado el ras que se buscó en su componenda estival y que ha habido más acciones que han restado dentro del vestuario que las que han sumado.
Ante esto, aprovechando la remisión del temporal de hace diez días gracias a los dos triunfos seguidos ante Villarreal y Almería, es hora de recapitular, de recapacitar y de asumir lo que hay.
Uno admite que se ha equivocado, el otro debe hacer lo mismo. Uno ha venido rectificando sus malos planteamientos iniciales, otro le debe secundar. Y así sucesivamente hasta que, cuanto antes mejor, todos sepamos dónde jugamos, con qué jugamos y a qué aspiramos realmente.
En la Liga hay mucha vida por delante. Llega la Copa, un buen sustitutivo y paliativo del engaño europeo de la temporada. Basta ya de orgullos mal concebidos, de soberbias mal administradas, de jefecillos sin carisma, de reinos ingobernables... estamos en noviembre y, bien reconducida, la situación aún tiene remedio si se saben asumir los pecados, empezando siempre desde arriba y descendiendo verticamente hasta abajo.
En el campo del Betis, tras este propósito de enmienda, deberíamos ver alguna señal.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué razón tenía Juanfran. Este equipo no sabe a qué juega. Nadie sabe lo que tiene que hacer. No hay sentido de conjunto ni en ataque ni en defensa. Por eso apenas se crean ocasiones de gol en jugada y cualquier rival nos baila en defensa.
Víctor, vete ya y llévate a los egoístas y malcriados que no saben que el fútbol es un deporte de equipo (Aimar, D'Alessandro y Oliveira).

Anónimo dijo...

Estoy completamente de acuerdo con el comentario anterior y añado a la lista de bajas a los veteranos mercenarios que no se involucran con el equipo. ¿Por qué Ayala no asume la responsabilidad de la defensa y se esconde como central marcador por la derecha? Si la vara de medir a Goni y a Chus es la comparación con Gabi Milito, ¿para qué ha venido Ayala?

Anónimo dijo...

Más cantera y menos argentinos! Con Víctor los millones son para los extranjeros y los marrones para los nacionales.

Victor dijo...

Si, tiene agudeza y sentido común su comentario. Este equipo no da más de sí. Desde su entrenador y preparador físico incluido hasta los jugadores que lo componen. Esto es lo que hay, pero lo más dificil viene ahora. Convencer a TODO el grupo de que lo necesario es luchar y luchar para salir de la mediocridad manifestada fracaso tras fracaso, frustración tras frustración.
Alguien dijo con humor que el mejor negocio del mundo era comprar ciudadanos de un determinado país por lo que realmente valían y venderlos por lo que ELLOS CREÍAN QUE VALIAN...
¿¿¿¿Qíén baja del pedestal a toda esta tropa y especialmente a su entrenador???.
Es un caso similar al de los antiguos hidalgos españoles himchados de orgullo y mugre pero sin un doblón en los bolsillos...

JOSEMARCO dijo...

Es una pena que un entrenador aragonés no confíe en la cantera. ¿Para qué la quieren? A ver si se decide a dar entrada a Valero, Goni, Gotor, Esaú, Grande,... En caso contrario, acabarán como Cani, Arbeloa, Alvaro Rubio y un largo etcétera. Eso sí: menos nombres y más hombres.

Anónimo dijo...

Apoyo totalmente a Anónimo, Víctor y José Marco. Menos nombres y más hombres. Y equipo, equipo y equipo.

Anónimo dijo...

Apoyo totalmente a Anónimo, Víctor y José Marco. Menos nombres y más hombres. Y equipo, equipo y equipo.

Anónimo dijo...

No cabe duda. Paco Giménez se maneja muy bien en el territorio de la ambigüedad, las medias verdades y las afirmaciones a medio camino entre lo cierto y lo supuesto. Me gusta mucho cuando disecciona el juego del Real Zaragoza (magistral su artículo del pasado lunes explicando el trabajo de Zapater y el error que supuso su ubicación como lateral), mas me decepciona su línea argumental del tipo "qué-mal-lo-hacen-todos-y-qué-torpes-son. Menos-mal-que-yo-sé-lo-que-hay-que-hacer-aunque-nunca-lo-exponga". En fin, es lo que hay.

alifante dijo...

Totalmente de acuerdo. A mi tanta ambigüedad me cansa. Aunque le agradezco que haya suavizado el mensaje respecto al club. Prefiero el tono ambiguo al incendiario de otras ocasiones.
Es una opinión personal pero... ¿no está pasado de moda el periodísmo de confrontación que inventó hace décadas Jose Mª García? A mi me aburre profundamente. TODOS necesitamos aprender cosas interesantes de fútbol y no sandeces ni malos rollos.

Anónimo dijo...

Paco, no urgues tanto en la herida, te pareces a Paco Garcia Caridad en Radio Marca, siempre sacando lo malo de los clubs, cuando le hagas una entrevista al Agapito, dile que se gaste los dineros en jugadores de talla europea y no en retales.

Anónimo dijo...

con la cantera no vamos ni a recados.

Anónimo dijo...

No consigo entender a aquellos que esperan cualquier desatino para defender a la cantera y culpar a Victor Fernandez, ¿se olvidan que el también es cantera?... Imaginemos que en la pretemporada no se hubiera fichado a Ayala, a Oliveira, etc, etc... y se hubiese dejado la temporada en manos de "nuestros jovenes", estoy seguro que el respetable no se habría ilusionado como lo hizo y habrian llovido las críticas. Ahora en el momento de crisis es fácil criticar pero no debemos olvidar que ese aragonés que es Victor ya ha demostrado ser nuestro mejor entrenador, no se equivocó cuando había "galacticos" en nuestra cantera como Belsué al que "crió" futbolisticamente en el Stadium Casablanca, tampoco Victor vendió a Cani pero si consiguió retener a Zapater, por poner varios ejemplos.
No perdamos el horizonte y aunque si sobran "bocazas" como D'Alesandro (que todavía no ha demostrado nada... al contrario que Aimar o Ayala) apoyemos a nuestro equipo, a nuestra cantera y a nuestro entrenador, ¡¡todavía hay tiempo!!

moises dijo...

Esto es lo que hay. El equipo esta plagado de bajas y se eligio, para mi acertadamente, tener una plantilla corta y suplir estas ocasiones con la cantera, en lugar de tener un banquillo extenso de descontentos que no juegan habitualmente. Tambien faltaron dias de pretemporada para coexionar el equipo, pues medio equipo titular llego tarde.

moises dijo...

Esto es lo que hay. El equipo esta plagado de bajas y se eligio, para mi acertadamente, tener una plantilla corta y suplir estas ocasiones con la cantera, en lugar de tener un banquillo extenso de descontentos que no juegan habitualmente. Tambien faltaron dias de pretemporada para coexionar el equipo, pues medio equipo titular llego tarde.